Cuando jugar es una forma de arreglar el mundo...

Con esta propuesta se perseguía un doble objetivo: en primer lugar, conseguir fondos para el proyecto "Nuestro arte es nuestra voz" que apoyamos en Perú y, por otro lado, promover la reflexión en torno a temas tan relevantes como la deuda externa, el tráfico de armas, el hambre o el medio ambiente.

"Nuestro arte es nuestra voz" es un proyecto que pretende la reinserción social de los adolescentes y jóvenes ex pandilleros de algunos distritos de Ayacucho y Lima. Para ello, la Oficina de Desarrollo de la Compañía de Jesús en Perú les propone diferentes actividades artísticas, culturales y deportivas como alternativa a la delincuencia y a la marginación. Paralelamente, se les brinda apoyo psicológico y un acompañamiento adecuado hasta que se convierten en jóvenes ilusionados, de nuevo, por su futuro.

Este es el segundo año en el que Kuarkx y Entreculturas organizan este evento a gran escala para recabar fondos y sensibilizar a los jóvenes frente a los problemas que padecen otras personas de su edad en otras partes del planeta. Alrededor de 700 chicas y chicos madrileños se convirtieron por un día en ciudadanos de Perú, Albania, Indonesia o Etiopía con el objetivo de superar una serie de pruebas y acercarse así a la realidad de los países del Sur. Colón y Retiro fueron los dos distritos escogidos como escenario del juego en el que, de alguna manera, también se vieron implicados algunos viandantes. 

Las dos primeras parejas ganadoras se vieron recompensadas con un viaje a Perú para conocer el proyecto "Nuestro arte es nuestra voz" in situ. Entre los demás participantes se repartieron diferentes premios, incluida la participación en una gran fiesta final.

Pero, sin duda, lo más importante fue el hecho de que casi un millar de personas volvieran a sus casas convencidas de que es necesario seguir esforzándose por un mundo más justo y que, muchas veces, ese esfuerzo es tan sencillo como pasárselo bien un día entero.

Para saber más o leer testimonios de los participantes pincha aquí