Un año de Fe y Alegría en República Democrática del Congo

  • Congo, República Democrática del

*Joaquín Ciervide SJ, Asesor de la Federación Internacional de Fe y Alegría para África y Madagascar comparte estas líneas al celebrarse un año de vida de Fe y Alegría en RD del Congo:

"Azpeitia es un pequeño centro urbano situado en uno de los valles más hermosos del país vasco. Conocido por lindar con Loyola. Lo que poco se sabe es que Azpeitia es el lugar de España más importante en la historia de Fe y Alegría. La madre del P. José María Vélaz al enviudar, buscó refugio en esa ciudad junto con sus hijos y así es como nuestro fundador pasó en Azpeitia los mejores años de su infancia y juventud. Y, como el mundo es un pañuelo, he aquí que en agosto del año pasado, el Provincial de la Compañía de Jesús en Azpeitia nombró Director de la naciente Fe y Alegría Congo a un azpeitiarra, el P. Eneko Etxaniz. Se trata de un nombramiento provisional… que durará por lo menos 4 años. Es provisional ya que nosotros, los viejos misioneros en este país africano, somos como los gorilas del Kivu, una especie animal en vías de extinción, dentro de una provincia jesuítica que desborda vitalidad y vocaciones. El Provincial, naturalmente, quería nombrar a un jesuita congoleño pero al que tiene en mente le faltan todavía tres años de formación. Eneko, por lo tanto es solo un Director ‘ad interim’.

Interino, sí, pero dinámico. Desde octubre pasado nos ha puesto las pilas y no paramos de trabajar. FyA Congo RDC está naciendo al mismo tiempo en dos zonas diferentes: en Kisantu, un territorio rural/urbano situado a 125 km de la capital en la carretera que une Kinshasa al puerto de Matadi y en Kindele, una de las barriadas pobres de Kinshasa. Y no contento con dar a luz a gemelos, Eneko prepara ya el nacimiento de nuevos hijos: Kikwit, en una escuela agrícola ya existente y Djuma en los pueblos perdidos del Congo profundo.

Les cuento lo que estamos haciendo en Kisantu y Kindele: Hemos seleccionado 11 escuelas primarias con un centenar de maestros y más de 3.000 alumnos. Son escuelas muy pobres que luchan por sobrevivir pero que cuentan con Directores batalladores, maestros relativamente bien formados y alumnos muy alegres aunque todavía no se pueda decir que son muy sabios.

Las actividades de este curso han sido las mismas que las que han mostrado su eficacia en el Chad y Madagascar: formación permanente de los maestros por medio de un fin de semana por trimestre y una sesión intensa de tres semanas durante las vacaciones, lanzamiento de la enseñanza maternal, preparación conjunta del examen del Certificado y colaboración estrecha con los comités de padres. A este programa común con los otros países africanos hemos añadido la resurrección de los antiguos exámenes de setiembre para los que no han aprobado el curso y un inicio de escuela de padres.

No encuentro mejor descripción del Congo RDC que lo que cantábamos en la Salve: “este valle de lágrimas”. Créanme, este país es un desastre. Tenemos de todo y no tenemos de nada: cortes de luz, de agua, de internet y de carretera. Las actividades citadas las hemos preparado cuidadosamente, las hemos iniciado con ilusión, hemos apuntado el rifle con mucho tino, pero, como dice Eneko, ¡cuántas veces nos sale el tiro por la culata! Se convoca a los padres y no vienen porque sospechan que, una vez más, se les va a pedir dinero. Los cateados no vienen al curso de recuperación del verano porque han conseguido ocultarles a sus padres que han suspendido, cualquier reunión que se convoque estará plagada de ausencias y retrasos por atascos en la circulación y duelos en la familia.

Y, sin embargo, este país está lleno de promesas y esta población “que canta y que baila” es un pueblo encantador. Por eso, llenos de esperanza, el curso que viene vamos a doblar todas y cada una de nuestras actividades… a pesar de los pesares".